Comer en Jordania

En términos generales, la manera de alimentarse en el área geográfica del Oriente Medio es sumamente particular y por supuesto, está perfectamente adaptada a las características del entorno. Comer en Jordania es una experiencia fascinante, la diversidad y particularidad de sus comidas consigue dejar satisfecho hasta al más exigente paladar. Si quieres disfrutar de la comida jordana, deja de lado de lo que siempre has esperado de la comida.

Tú experiencia como visitante de Jordania nunca estaría completa si dejas de probar la gastronomía tradicional del país. Su comida es principalmente sana, por demás es sumamente variada y por supuesto, muy apetitosa. El modo de alimentarse (así como el uso de los ingredientes) en el reino Hachemi ha recibido las influencias de la cocina de sus países vecinos Siria, Egipto, el Líbano, la región Palestina inclusive Turquía.

El estilo de cocina de toda esta zona es conocido en términos generales, como “cocina levantina”. Como podrás entender, al tratarse Jordania de un país que forma parte de la cultura musulmana, su gastronomía está sujeta a las reglas establecidas por el Islam. En ella siguen dominando los criterios acerca de la comida Halal y Haram es decir, legal e ilegal. En esencia, lo único que está formalmente prohibido es la ingestión de carne de cerdo y el alcohol.

Si tu interés es profundizar en la historia y la cultura del pueblo jordano, entonces es para ti obligatorio conocer a fondo las comidas típicas del país. La que se puede considerar como la comida nacional de Jordania es el Mansaf. Sin embargo, tanto en Musakhan o el Maglouba le disputan con fuerza el papel del plato más representativo del reino Hachemi.

comida jordana

Si hay algo que debes comprender desde el principio, esto es que en Jordania la alimentación tiene un elevado sentido o carácter social sin importar que estés en una casa de familia, un café citadino o en las típicas tiendas de los árabes nómadas del desierto. En sus platillos por lo regular suelen mezclarse las carnes, las frutas y las verduras y siguen el estilo tanto árabe general como beduino en particular.

En todo el contexto del Medio Oriente y por su puesto en Jordania, la hora de la comida resulta ser una especie de ceremonia, el sentarse alrededor de la mesa implica departir con gente íntima y es un momento de gran cordialidad. Se trata del momento de reunir y compartir los afectos y se hace de la mejor manera con buenos alimentos preparados con delicadeza y cariño. Comer va mucho más allá de una necesidad fisiológica se trata de alimentar el alma.

La importancia que tiene comer en Jordania

Para el jordano en términos generales, el hacer las comidas en familia o con los allegados tiene un gran valor social y cultural. En tales ocasiones; comer en Jordania representa la oportunidad de evidenciar los lazos de afecto que tiene con la gente que le rodea. Durante las comidas las familias también hacen patente su sentido de la hospitalidad así como su generosidad, el comer con su gente es definitivamente un acontecimiento social.

En términos generales, atender a la familia, a los amigos, a cualquier invitado incluyendo a personas que recién están conociendo es un motivo de orgullo y satisfacción y no importa tanto si tienen muchos recursos o no, su problema es asumir el compromiso con toda la dignidad posible. Para ellos una máxima es que el invitado coma de todo, pero no se le exige que aporte alguna cosa más allá de su presencia y compañía.

Es una especie de norma con una tradición de miles de años que los invitados coman utilizando sus manos, de una bandeja común que se coloca en el centro de la mesa en la cercanía de todos. Para los jordanos esta costumbre representa para ellos una manera pura de encontrarse y un auténtico nexo social. Tomar un segundo plato en la comida significa honrar a la ama de la casa; por el contrario, comer levemente puede entenderse como falta de respeto.

lugar para comer en jordania

Uno de los platos fundamentales de la cocina jordana en el mansaf o plato nacional de Jordania. Más que una comida es un elemento de integración familiar o amistosa. Sea la razón que sea, en cualquier ocasión o celebración, por lo general los jordanos sirven este plato. El mansaf se trata de un asunto que representa la mayor delicadeza y se acostumbra emplear muchas horas en su preparación.

Las comidas son para los jordanos una verdadera celebración, en ellas se estrechan los lazos familiares y de amistad, se liman asperezas, se disuelven las disidencias y desencuentros y se arreglan todos los entuertos de no mucha monta. Para los jordanos la comida en casi una ceremonia sagrada durante la que se alimenta tanto el cuerpo como el espíritu, por esto son tan importantes las comidas para el pueblo jordano.

Los suculentos platos de la comida jordana

En esas ocasiones que son de mucha importancia para los jordanos, suelen servir en sus comidas el que se conoce como el plato más representativo de la gastronomía del país: el mansaf. Este alimento originado en la cocina beduina se prepara a base de arroz cocinado al modo árabe y va acompañado con cordero o pollo y de una especie de sopa elaborada con yogurt de leche de cabra.

Si se trata de un festejo de graduación, de un compromiso o un matrimonio casi siempre se adorna el festejo con mansaf. Inclusive si se trata de una reunión ocasionada por el fallecimiento de una persona o si se trata de la resolución de algún inconveniente leve con otros parroquianos, la mayor parte de las veces, se sirve mansaf como condumio. En Jordania parte de su generosidad habitual se muestra con la inclusión del mansaf en la comida.

La manera correcta de comer el mansaf es de la forma tradicional beduina, es decir, se toma con los dedos usando siempre la mano derecha (los musulmanes consideran la mano izquierda como una extremidad impura). Se trata de tomar una pequeña porción que contenga todos los ingredientes del mansaf y con ella procuras hacer una pequeña bola que te llevas a la boca.

plato comida jordana

Otro alimento que resulta fundamental en la comida jordana es el cordero y si es lechal y relleno tanto mejor. Se trata de asar un cordero el cual se rellena con arroz, cebolla cortada en trozos pequeños, uvas pasas y frutas secas. En Jordania la generosidad de un anfitrión se mide por la cantidad de cordero que se utiliza para cada plato que se cocina. Recuerda que en las reuniones tradicionales jordanas y árabes, no se usa cubiertos para comer, se usan los dedos.

Además de estos platos, los jordanos tienen maneras peculiares de hacer sus comidas. Por ejemplo, tienen una forma de preparación del cordero que se llama Al-Zarb que consiste en abrir un hoyo en la tierra a un metro de profundidad aproximadamente que habrá de servir como un horno, se cubren las paredes del hoyo con ladrillos, se enciende el fuego y dentro de horno se asa el cordero

Jordania tiene una enorme variedad de comidas para que puedas degustar cada una de ella y llenar tus sentidos de los sabores y aromas tan deliciosos de sus platos. Si te gustan los platos y los postres exóticos y de gustos poderosos, la gastronomía jordana tiene algo que ofrecerte para que te deleites en la mesa. Los protagonistas de la comida jordana son el cordero y además, el pollo, aprovéchalos.

Jordania así como los países de la cuenca del Mediterráneo, tienen una muy desarrollada cultura gastronómica. Tanto sus comidas saladas como sus postres se destacan mucho así bien por sus aromas, como por sus colores, la variedad y mezcla de ingredientes y por supuesto, por sus sabores. Es algo de los que debes tratar de disfrutar al máximo.

Entradas o aperitivos de la comida jordana

El nombre que reciben en Jordania las entradas o aperitivos es Mezze, por lo general se sirven como una suerte de abreboca mientras piensas y eliges qué es lo que quieres comer. Los contenidos más tradicionales en la presentación de los mezze, son los pepinos muchas veces acompañados de yogurt, los pimientos, las berenjenas, los garbanzos, el queso, los tomates, las aceitunas, mariscos, pan y otra enorme variedad de frutos para que pienses bien tus elecciones.

Una de las entradas habituales y deliciosas de la gastronomía jordana es el hummus. Esta entrada consiste en un puré o crema hecha de garbanzos embebida en aceite de oliva y jugo de limón, es común que esté presente en las comidas en toda la extensión de la zona del Medio Oriente y el Mediterráneo, esta crema se unta sobre el pan de pita tradicional y se convierte en un apetitoso abreboca.

Otra de las entradas fundamentales es el tabbouleh (tabule). Esta es una entrada sumamente refrescante para combatir las altas temperaturas del verano jordano. Consiste en una ensalada fría compuesta de tomate, ajos, limón y perejil adobados con hierbas aromáticas. Su gusto un tanto ácido se transforma rápidamente en un grato frescor en tu boca.

El arayes es otra entrada interesante entre las comidas jordanas. Es un muy sencillo pan árabe, ese sabroso y amplio círculo de masa de trigo horneado, mezclada con cordero, perejil y cebollas y eventualmente es acompañado de queso. El pan debe ser tostado previamente y suele servirse con una ensalada.

Los árabes tienen una especie de pequeñas empanadas vegetarianas al modo de las croquetas, hechas a base de garbanzos o habas y que se conocen como falafel, es otra de las entradas acostumbradas en la comida jordana. En la mayoría de los casos viene acompañado de yogurt aunque puede comerse solo como abreboca antes de la comida principal. Hoy en día ha quedado de lado el falafel de habas y por esto predomina el que se elabora con garbanzos.

Otros de los platos principales acostumbrados en la gastronomía jordana

Los jordanos tienen entre sus carnes favoritas, la del pollo. Suelen preparar un plato elaborado con pollo horneado acompañado con cebollas, piñones, y algunas especies a los que se les agrega aceite de oliva, todo acompañado de su famoso pan de pita. A este plato se le conoce como muskan. Otra de sus comidas principales es el maglouba consiste en carne o pescado guisados regularmente acompañado de arroz.

El shish kebab es una preparación de carácter eminentemente animal. Básicamente se elabora como una mezcla de diferentes tipos de carne: cordero (por supuesto), pollo, ternera y eventualmente, pescado. Todo está marinado en una salsa muy condimentada a la que se le agrega cebollas y tomates. Asimismo se le agrega mucho perejil y se le da la forma de pequeños rollos. Muchas veces se sirve al estilo de los pinchos y se acompaña de pan árabe.

Los postres en las comidas jordanas

En la gastronomía jordana los postres (y en general los dulces) son una parte importante de la alimentación. Con el transcurso del tiempo han sabido confeccionar toda una serie de confituras a cual más sabrosa y apetecible. Por supuesto, todos sus dulces están hechos a base de los frutos naturales de la región.

El que tal vez sea el dulce más tradicional y conocido de Jordania es el llamado knafeh cuyo origen es libanés. Es una especie de pastel elaborado con la muy especial pasta o masa filo (masa que se particulariza por estar hecha de hojas o hilos sumamente delgados) al que se le adereza con pistacho, mantequilla y queso. Es cocinado a fuego lento y luego de cocido se embebe en un almíbar. Es un dulce propio de las tierras del antiguo Imperio Otomano.

Otro dulce jordano pero de origen turco es el baklava. Es un pastel elaborado con una pasta hecha de pistachos, almendras o nueces, todo envuelto en la masa filo y bañado al igual que el knafeh en almíbar o una especie de jarabe con base de miel. El halawa es otro dulce que se confecciona con una masa hecha de ajonjolí (sésamo), azúcar y pistachos. Por lo general, ambos son servidos acompañados por un típico té jordano.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar